Entrevista a Camilo Castillo de «Quito Être Fort»

Quito_Être_Fort_Parkour
 

Camilo Castillo es nuestro primer entrevistado para la web. Procedente de Ecuador, nos habla un poco de su trabajo en Quito Être Fort.

¡Empecemos! Haznos una breve presentación de ti

Tengo 30 años, como a muchos desde niño siempre me llamó la atención el movimiento me gustaban mucho las películas de Jackie Chan e intentaba imitarlo, conocí el Parkour como disciplina hace 8 años, en ese entonces inicié mi camino en solitario ya que en mi ciudad esto recién iniciaba y era poco común ver otros trazadores. Actualmente trabajo como diseñador gráfico.

¿Con qué fin es fundado Quito Être Fort, cual es tu papel y que trabajo diario tiene el colectivo?

La idea de formar un grupo de entrenamiento nació hace 7 años con dos amigos, en aquel entonces era muy difícil contactarse con otros practicantes, por experiencias propias sabíamos lo difícil que era para una persona iniciar sola, aunque no es imposible, no habían las mismas facilidades que existen hoy ,así que nos agrupamos con el único fin de convertirnos en una alternativa para cualquier persona que desee aprender y así difundir el Parkour.

Aunque inicié el colectivo mi papel dentro del grupo no es la de un “fundador o presidente”, no apoyamos ningún tipo de jerarquía como la edad, años de entrenamiento o el llamado “nivel”, intentamos conservar los valores dentro de la práctica como la humildad, nadie es más que nadie… todas las decisiones que se toman en cuanto a eventos, entrenamientos y organización se la hace colectivamente con los miembros más activos.

Como colectivo buscamos que nuestros entrenamientos sean integrales, nos divertimos pero también nos preocupamos por los aspectos físicos y mentales para que todo no se quede en un simple salto sino que sirva como una herramienta y una extensión en la vida cotidiana. Diariamente intentamos ser una plataforma de difusión para la práctica consciente y responsable en nuestro medio, nos interesa que la gente se informe sobre nutrición, prevención de lesiones, rutinas de entrenamiento o visiones alrededor del mundo… ya en la práctica entrenamos 2 veces a la semana con recorridos nocturnos de hasta 10 km, los fines de semana damos espacios para la gente que desea aprender de 0 y a entrenamientos especiales, técnicos, físicos, pies descalzos, ojos vendados, escalada, creatividad, defensa, agilidad, etc… intentamos cubrir todas las áreas y que los entrenamientos sean variados, en cierta ocasión en una crónica de nuestra actividad nos denominaron “espartanos autodidactas” y creo que es la manera más fácil de describir el trabajo de nuestro colectivo. Antes que un grupo de PK nos consideramos un grupo de entrenamiento.

Háblanos un poco sobre los recorridos nocturnos. ¿Cuál es su fin? ¿Cómo los estructuráis?

Los entrenamientos nocturnos iniciaron hace 7 años años, al principio eran en la mañana como parte de mis entrenamientos personales, cuando entré a trabajar no tenía el mismo tiempo para entrenar que antes así que comencé a crear recorridos para entrenar y movilizarme hasta mi trabajo algo alrededor de 7 km pero con el tiempo me resulto incomodo entrenar en la mañana a ese ritmo y después trabajar… terminaba rendido el resto del día, por eso pasé mi entrenamiento a la noche. Con el tiempo se volvió no sólo una alternativa de entrenamiento para mi sino para otra gente que trabajaba o estudiaba durante el día, el grupo de entrenamiento nocturno fue creciendo poco a poco, al principio eran amigos que ya nos conocían y después se unió gente que escuchaba que existía este tipo de encuentros, era difícil convocar gente porque no existían las facilidades de las redes sociales como hoy en día.

Actualmente la idea original se mantiene, es una alternativa para gente que quiere entrenar o aprender y que no tiene tiempo para los talleres de fin de semana o durante el día, los miércoles son “caminatas nocturnas” son ideales para la gente que esta iniciando y que no tiene mucha resistencia cardiovascular, durante el recorrido puede practicar los movimientos básicos de desplazamiento sin presión, trabajar su creatividad en el espacio e incrementar su resistencia física, el recorrido no excede los 8 km.

Los viernes hacemos recorridos más exigentes, se crearon como una necesidad ya que la gente que entrenaba los miércoles gradualmente se hizo más fuerte y fue necesario proponer nuevos retos, los recorridos incluso sobrepasan los 15 km continuos de trazo con pequeñas paradas de hidratación, trabajamos mucho la resistencia cardiovascular, fuerza y potencia, cuidando de que los movimientos no pierdan su fuerza, efectividad o fluidez a pesar del cansancio esto hace que los movimientos sean más naturales y no tan programados porque sólo hay una oportunidad para cruzar los obstáculos y continuar al siguiente. Aquí el parkour se fusiona y aporta a la comunidad porque activamos lugares que son considerados “zona roja”, con nuestra actividad cruzamos barrios enteros, escalinatas y cuestas empinadas de maneras no convencionales.

Sin la necesidad de entrenarnos como fondistas o corredores de resistencia hemos podido ponernos a prueba en rutas atléticas de 15, 21 km o maratones con total facilidad y sin ningún problema con este tipo de entrenamientos, ahí se refuerza la idea de la base del parkour… mientras mantengamos nuestro cuerpo en estado de “alerta” este estará preparado para reaccionar y adaptarse ante cualquier circunstancia.

¿Cómo es una sesión de entrenamiento con Quito Être Fort?

Recorridos_nocturnos_Quito_Être_Fort

Consideramos que todo es producto de un proceso y no importa la experiencia que se tenga, nunca dejamos de aprender así que en nuestros encuentros todos participan… si no sabes nada aprendes y si ya tienes experiencia tienes la oportunidad de perfeccionar tus conocimientos o habilidades, en lo personal trato de que la gente cuando asiste no se dedique sólo a ver o aplaudir a otros sino que interactúe.

Básicamente hacemos calentamientos, estiramientos o rutinas para que la gente que asiste las aprenda y las pueda replicar individualmente en sus entrenamientos como herramientas funcionales, en los entrenamientos proponemos movimientos o técnicas donde nos probamos colectivamente así todos contribuyen y aprenden.

¿Qué aporta a la comunidad iniciativas como la vuestra?

clases de parkour quito etre fort

La principal es la apropiación y recuperación de los espacios públicos, varias veces hemos tenido que trabajar en la limpieza de sitios para poder utilizarlos y socializar nuestra actividad en zonas de la ciudad que son consideradas relativamente peligrosas o con gente conflictiva a la que le incomoda nuestra presencia, a la final la gente asimila cual es nuestra propuesta y termina por apoyarnos lo que es bueno para la imagen de la disciplina. Para esto es necesario tener bien en claro todos los aspectos relacionados a nuestra práctica para argumentar siempre que sea necesario con bases y no a la fuerza negativamente.

¿Cuales crees que son los puntos débiles de la difusión actual?

clases de parkour quito etre fort

Globalmente hay muchos puntos de difusión colectiva e individual pero no basta sólo con transmitir ideas o pensamientos, hay que ofrecerle a la gente alternativas para que puedan iniciar en la práctica responsablemente, claro que hoy en día puedes aprender bajo tu propia iniciativa en Youtube tal vez aprenderás el movimiento pero no el porqué de moverte por eso el Parkour tiene esa imagen de deporte extremo o peligroso, debemos desmitificar esa visión con la organización de encuentros y talleres, autogestionados para ampliar la práctica a mujeres, niños y adultos. En la difusión no debemos olvidar que el fin del PK no es sólo un salto sino más bien el movimiento y el redescubrimiento de nuestras capacidades físicas y mentales.

¿Qué imagen transmite la comunidad Española?

La comunidad española se ha convertido en un gran referente en cuanto a la difusión responsable, aportan continuamente con muchas iniciativas, rutinas de entrenamiento, textos, traducciones, etc. en la escena tienen mucha fuerza y creatividad, siempre nos dejan con la boca abierta, podría asegurar que sus practicantes han cambiado algunas visiones a lo que normalmente estamos acostumbrados a ver, siempre le están buscando la quinta pata al gato. He notado su acérrima defensa a los valores y sus contraposiciones que a muchos tal vez les huele a purismo o fanatismo que pueden generar una mala interpretación.

¿Cuál es la situación del panorama en Ecuador y Sudamérica en General?

Da gusto ver como en los últimos 3 años se han consolidado varias comunidades en distintas ciudades del país, algunas incluso han ganado espacios con su autogestión, la mayoría de la gente ya conoce más sobre el Parkour gracias a entrevistas y artículos impresos aunque desde nuestra propia experiencia todavía hay falta de interés de los gestores culturales, deportivos y administrativos. En la región hace 5 años se veía más el trabajo de las comunidades mexicanas pero hoy en día nos llegan videos, textos, tutoriales, noticias de eventos o workshops de Colombia, Perú, Argentina, Uruguay, Chile, Venezuela y Brasil es evidente el crecimiento en toda la región.

¿Crees que los valores originales del Parkour se han perdido completamente?

Completamente no, aunque antes la situación era más notoria personalmente hoy veo un proceso de regeneración gracias a las comunidades que dedican tiempo a la difusión responsable, se escucha hablar con orgullo del “ser y durar” y “ser fuerte para ser útil” pero todo eso se olvida cuando hay que hacer un calentamiento, trabajar físico, dedicarle tiempo a la gente que quiere aprender o simplemente olvidarse por un momento de la “diversión”, ahí el lema cambia a “el Parkour es tu expresión o es como lo vivas” eso mágicamente te exime de creer en valores y responsabilidades como practicante, la cosa está tan mal que es completamente normal tener 16 años y vivir el Parkour con problemas articulares o lumbares, esas malas bases son asimiladas por los nuevos practicantes e inician valorando más una acrobacia que una buena recepción.

Nadie tiene la verdad absoluta, lo que sirve para unos no sirve para otros pero no se debe olvidar que todos somos imagen de lo que practicamos, aunque la gente odia recibir un consejo o que se le haga una observación, la mejor manera de transmitir valores es con el ejemplo y trabajo en lugar de señalar con el dedo o juzgar.

¿Qué opinas de los eventos competitivos en el Parkour?

Al creer en los valores de la práctica considero que las competencias no aportan nada en beneficio del Parkour… se justifica diciendo que ayuda en la difusión pero ni siquiera en eso, las marcas que organizan y patrocinan estos eventos lo que les interesa es el dinero y la publicidad, en su afán de buscar al mejor tergiversan su imagen. Si se quiere vivir del Parkour creo que hay maneras más productivas de hacerlo que compitiendo y vendiendo la práctica por patrocinio.

¿Crees que el lado utilitario del Parkour sigue siendo necesario o que el Parkour debería adaptarse a los intereses actuales?

Veo el Parkour desde la visión de “arma camuflada”, una herramienta altruista, utilitaria y de supervivencia, hace 4 años viví una experiencia que me enseñó que todo el esfuerzo dedicado a los entrenamientos no había sido en vano y ahí pude ver cuanto pesa un cuerpo y mente fuerte a la hora de resguardar tu vida. El lado útil del Parkour siempre será necesario porque nunca sabremos cuándo necesitaremos de nosotros mismos, de nada sirve hacer saltos imposibles y gigantescos si en una emergencia en la vida real no somos capaces de replicarlos.

¿Cómo era antes, cómo es ahora y cómo prevés la evolución del Parkour en los próximos años a nivel internacional?

Antes había un poco más de conocimientos, conciencia histórica y filosofía debe ser porque no se aprendía con tutoriales en youtube o encuentros, la fuente más cercana era el documental de TF1 y Generación Yamakasi así que nos alimentábamos del pensamiento de los iniciadores, se retrocedía una y otra vez los videos para estudiar, descifrar y asimilar las técnicas para después aplicarlas, se valoraba más el Parkour como cultura de esfuerzo y superación y la dualidad de entrenamiento urbano y natural.

Ahora más que una disciplina el Parkour es como otro deporte extremo, hay un vacío de conocimientos, he conocido gente que aunque ya lleva más de un año entrenando no saben quién es Georges Hébert o David Belle… tal vez para muchos eso no importe pero, cómo practicar una actividad de la cual no sabes qué busca o de que se trata?. Hay madres que no permiten que sus hijos practiquen porque consideran que es una actividad peligrosa, todo esto es producto de la degradación que ha sufrido esta disciplina.

El futuro parece más prometedor, en los últimos años han aparecido bases de difusión activa y practicantes que proponen cosas diferentes, creo que es la respuesta crítica de la gente a la inconformidad de las competencias, lucro y marketing en el Parkour, la gente se está haciendo oír y estará ahí para recordarnos que no necesitamos zapatos, pantalones y camisetas de Parkour para explorar el movimiento sin ningún tipo de pretensiones.

Entrevista a Camilo Castillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.